No confundir resultado con finalidad

«Usar los relatos como instrumentos para reforzar los mensajes educativos que se desean transmitir tiene una lógica desde el punto de vista educativo, […] pero puede desnaturalizar la literatura infantil cuando se pierde de vista que su capacidad de formación humana y su valor terapéutico es un resultado, pero no una finalidad».

Luis Daniel González, Hilos para laberintos

Anuncio publicitario

Acerca de kareche

Autora y editora. Profesora de Castellano y Literatura. Especialista en Literatura infantil y juvenil.
Esta entrada fue publicada en frases y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No confundir resultado con finalidad

  1. Marcela Odero dijo:

    Además, ¿quién se anima a calificar un mensaje como educativo? Creo que eso no le hace bien a la educación y menos aún a la literatura

  2. Andrés Sobico dijo:

    Si algo califica la literatura es su polisemia, cunado se pretende dar un «mensaje» se convierte en la enuciación de una ley física, o en una moraleja obvia que aburre a lo chicos y a los grandes que «tienen que darla». Hacer rato que los currículos hablan de la diversidad como oportunidad de enriquecimiento educativo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s