Mágicas lecturas de infancia

Eran los años 70, los libros eran un misterio a explorar y algunos más que otros. Este, por ejemplo me fascinaba y al mismo tiempo me producía un temor respetuoso y admirado por todo lo que podían encerrar Las siete puertas.

Nicolás era un chico al que cada jueves obligaban a visitar a una tía abuela rara y vieja en una casa también rara y vieja. La tía lo dejaba solo en una salita que tenía siete puertas de siete colores distintos. Nicolás abría una por día y detrás de ellas descubría cosas imposibles: una selva con tigra y tigrecitos, una princesa que tomaba el té sobre una mesa transparente llena de pececitos de colores, un cielo surcado de barriletes…

Cada puerta era un misterio, y como tal me asustaba y me llenaba de ansiedad.

Cuando Nicolás ya había recorrido cinco de las siete puertas, la tía abuela se mudó a Mar del Plata y la casa se vendió. Nicolás nunca pudo saber qué había detrás de las otras dos puertas.

Y yo, tampoco.

Sara Gallardo, Las siete puertas, Buenos Aires, Editorial Estrada, 1975.
Ilustraciones de Beatriz Bolster

Acerca de kareche

Autora y editora. Profesora de Castellano y Literatura. Especialista en Literatura infantil y juvenil.
Esta entrada fue publicada en reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s