Tiempo para leer

La pandemia causada por la Covid 19 nos ha dejado encerrados en casa, con cientos de libros en papel y digital, y la oportunidad del tiempo interminable. Estos tiempos de confinamiento, soledad y reclusión podrían ser una gran oportunidad.

Si bien muchos hemos debido adaptarnos al teletrabajo o homeoffice, lo que muchas veces implica un presupuesto de tiempo, en general, la cuarentena nos devolvió todo ese tiempo invertido en el transporte, en compromisos sociales, en hobbies, deportes o consumos culturales hoy vedados.

¿Podremos recuperar ese tiempo en la lectura? ¿Podrán hacerlo nuestros niños?

La lectura exige tiempo y tranquilidad. Lo primero está, nos lo han dado por fin, “tiempo para leer”, ese que Pennac decía que no existía. Pero claro, la tranquilidad escasea. Aquí es donde debemos trabajar.

La incertidumbre es parte de nuestra existencia, nadie sabe cómo o cuándo termina esta historia que cada uno protagoniza, y sin embargo, esa incertidumbre existencial no nos ha impedido leer y leernos a lo largo de la historia de la humanidad. Controlar lo cercano, lo más inmediato, lo cotidiano se ha vuelto un imperativo que no nos da tregua. Será cuestión de empezar a entender que no podemos controlarlo todo y que debemos convivir aquí también con la incertidumbre. En esa convivencia, la lectura puede ser una gran ayuda, como lo es en la mayoría de las situaciones de la vida.

Generar un espacio para la lectura es tan fundamental como generar un momento para comer, para dormir, para higienizarnos. Y así como facilitamos a los niños la rutina, el espacio y los elementos para estas actividades vitales, deberíamos también “darles de leer” como nos enseña Pennac. Buscar un momento en este tiempo sin tiempo para detener  el tiempo en la lectura: invitarlos a entrar en esa dimensión de la literatura que todo lo hace posible. Leer nosotros para que ellos quieran leer, leerles para que lean.

Es una oportunidad única. El mundo se ha detenido y desde los gobiernos nos invitan a “quedarnos en casa”, a revisar la vida familiar, la interioridad, la introspección, la biblioteca. No sé yo si volveremos a tener una oportunidad de lectura tan clara y tan abierta. Ojalá no la pasemos de largo.

Anuncio publicitario

Acerca de kareche

Autora y editora. Profesora de Castellano y Literatura. Especialista en Literatura infantil y juvenil.
Esta entrada fue publicada en artículos, naderías y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s