Lenta pero segura

La lectura veloz puede ser útil para ciertos textos informativos, pero evidentemenete no sirve a la hora de leer literatura. Más allá de la cantidad de páginas, palabras o caracteres, la lectura literaria no puede medirse. Leemos por placer, y nadie pone mediciones ni límites de tiempo al deleite.

En el Books blog, de The guardian (http://www.guardian.co.uk/books/booksblog/2009/dec/14/you-can-t-speed-read-literature), Evan Maloney plantea esta contradicción que el diario Clarín recogía en su versión impresa del jueves 17 de diciembre pasado.

La mencionada nota abunda en números, acerca de la velocidad del lector promedio, los libros leídos o la cantidad de palabras. Me quedo con una frase: …the prose of great literature should be savoured, should it not? Part of the joy of reading comes from “hearing” our psychic palates pronouncing the words in the mind’s ear; the imagined speech, “richly flavoured like a nut or an apple”.

La prosa de la gran literatura debe ser saboreada, ¿o no? Parte del placer de leer viene de “escuchar” a nuestro paladar psíquico pronunciando las palabras en el oído de la mente; el discurso imaginado, lleno de sabor como una nuez o una manzana”.

Anuncios

Acerca de kareche

Escritora y editora. Profesora de castellano y Literatura. Especialista en Literatura infantil y juvenil.
Esta entrada fue publicada en artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Lenta pero segura

  1. solsilvestre dijo:

    En palabras de woody Allen: “Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme ‘La guerra y la paz’ en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia”. Buen año, Karina, siempre es un gusto leerte.

  2. Manuel dijo:

    Buen tema para pensar o reflexionar un poquito. La conclusión acertadísima ( también me ha gustado la frase de Woody Allen en el comentario anterior).

    Además andaba yo hace poco preocupado con este tema. Siempre he tenido la sensación de que mi velocidad lectora es más bien lenta, aunque esto no me ha molestado nunca y siempre me ha gustado deleitarme con la lectura, saborearla bien.

    La cuestión es que no sé que me dió hace poco que comence a leer acerca de la velocidad lectora y del proceso lector, y al parecer aquello que me impide tener mayor velocidad lectora es la subvocalización que consiste en vocalizar mentalmente aquello que se lee ( aunque otros opinan que forma parte del proceso lector y que la mayoría de lectores realizan y que incluso puede ayudar a la comprensión lectora)

    “Ya está, solucionando este pequeño problema podré disfrutar más de la lectura pues podré leer mucho más”

    Así que me puse manos a la obra:

    – Primer ejercicio: ponerse un lápiz en la boca para comprobrar que no se mueve ninguna parte del aparato fónico.

    -Segundo ejercicio: leer mientras se cuenta atrás mentalmente.

    – Tercer ejercicio: leer mientras dices algún sonido tipo: “aaaahhhhh” o cualquier otro sonido tipo mantra.

    – Cuarto ejercicio:…

    -¿quieres dejar de hacer el gilipollas? – me dijo mi mujer mientras me miraba con cara de extrañeza desde el marco de la puerta.

    – mmm… digo, sí -dije mientras me sacaba el lápiz de la boca y pensaba mentalmente: nueve, ocho, siete,…

    A partir de ese momento he dejado de obsesionarme por la velocidad lectora y me preocupo más por no hacer el ridículo.

    Feliz navidad y mejor año nuevo

  3. kareche dijo:

    Qué bueno, Manuel lo que cuentas! Y muy clara la frase de Woody Allen!
    La verdad es que yo también alguna vez quise poder leer “más rápido”, para poder leer más, pero no lo logro… Me resulta inevitable detenerme en ciertas frases, como si fueran un paisaje que necesita ser asimilado lentamente. En fin, supongo que tendremos que resignarnos a nunca llegar a leer todo eso que anhelamos…
    Gracias por los comentarios!!!

    • Marcela Odero dijo:

      Bienaventurados los que no leen muy rápido porque gozarán de la literatura. Hay lectores, conozco algunos amigos, que son grandes lectores de textos informativos pero les cuesta no saltear largas descripciones que suelen ser maravillosas en la literatura. A veces tiene que ver con algo agudizado por la formación en determinadas profesiones que propician lecturas “diagonales” para optimizar la tarea. En fin, la literatura es otra cosa, y lo maravilloso es que no sabemos bien qué…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s