Inefable

Alguien me dijo que el fruto de nuestros esfuerzos es una de las satisfacciones más grandes a las que podemos aspirar. Y yo sé que tiene razón. El esfuerzo, el trabajo, el tiempo invertido, los errores corregidos, lo aprendido en el transcurso de la tarea, todo eso es lo que le da sentido al resultado. Y no es lo mismo si uno no ha pasado por todo eso.

Si además hacemos lo que nos apasiona, y si  nos apasiona lo que hacemos, entonces ¿cómo explicar la alegría?

Y si nuestro trabajo puede llegar a otros, y ser lectura, ser idea, ser pensamiento y sueño de otros, si logra despertar esas mismas sensaciones que nos habitaron, esas mismas pasiones… ¿cómo explicar la alegría?

Ojalá siempre me falten las palabras, así puedo seguir buscándolas.

Ojalá nunca me acostumbre. Ojalá siempre me sorprenda este milagro.

Anuncios

Acerca de kareche

Escritora y editora. Profesora de castellano y Literatura. Especialista en Literatura infantil y juvenil.
Esta entrada fue publicada en naderías y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Inefable

  1. Andrés Sobico dijo:

    Acá hay un error; está bajo la etiqueta de “naderías”, prácticamente una paradoja.

    Me anoto en todos esos ojalaes.

    Andrés.S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s